¿Escribimos como hablamos?

En la era digital en la que vivimos cualquier palabra mal escrita en redes sociales puede traducirse en un linchamiento público, en señalamientos y hasta en la separación de algún cargo. Pareciera que escribir «correctamente» es obligado para todos y más para aquellos que tienen posiciones de liderazgo o un gran poder de convocatoria. Existe algo así, como la corte de la ortografía que aparece en el lugar menos esperado, detecta un error en cuestión de segundos y expone a la persona que se equivocó.


Somos la única especie en este planeta que tiene la dicha de poder comunicarse con un lenguaje complejo, que razona y argumenta. Pero no siempre fue tan sencillo como lo es ahora, hace mucho tiempo era complicadísimo acceder a un papiro para escribir, teníamos prohibiciones para expresarnos de forma oral o escrita, tanto si eras mujer, esclavo o pobre. Hoy todo es muy distinto, porque una gran cantidad de personas tenemos mayor facilidad para comunicarnos con otros en cualquier rincón del mundo con solo un click.